https://www.facebook.com/Bocajuniorstv/videos/1437126809684823/

lunes, 5 de junio de 2017

Dejaron allanado el camino hacia un nuevo título

 Es increíble cómo en el fútbol todo puede cambiar de un momento a otro. Cuando el liderazgo de Boca parecía estar en jaque como nunca antes en este campeonato, la derrota de River frente a San Lorenzo y la goleada ante Independiente dejaron allanado el camino hacia un nuevo título. Todavía quedan nueve puntos en disputa, pero la diferencia de cuatro aparenta ser demasiado para una remontada en el final. Y el sueño de la 66ª estrella está cerca de convertirse en realidad.



En líneas generales se hizo un buen partido, especialmente en el primer tiempo. La gran diferencia estuvo en la actitud, esa que tanto se le recriminó a este grupo. Con entrega y carácter, se plantó con autoridad en el terreno de juego y logró imponerse con comodidad en el resultado. Habrá que ver si lo sostiene en el tiempo y consigue la solidez necesaria para pelear por objetivos importantes. Por ahora sigue siendo una moneda al aire, sin saber qué ocurrirá cuando vuelva a salir a la cancha.


Si bien hubo un trabajo parejo en todas las líneas, Barrios y Benedetto volvieron a ser los puntos más altos. El colombiano aparenta estar hecho a la medida de Boca y no puede perder la titularidad. ¿Qué hará Guillermo con la vuelta de Bentancur? Lo del Pipa no deja de sorprender: es el goleador del campeonato (18 tantos) y con 20 en los 27 encuentros que disputó en el club es el mejor promedio desde el retiro de Palermo. Además, sabe con la pelota y esto le permite aportar en la generación.
Se esperaba más de Independiente, que llegaba tras 14 partidos sin caer y con elogios sobre su juego que ahora parecen desmedidos. Una muestra más de la mediocridad del fútbol argentino. Y eso que con un triunfo podía prenderse en la pelea. Claro, en este torneo también fueron protagonistas Newell´s y Banfield. Con ser menos malo que el resto alcanzaba y por eso el equipo de Barros Schelotto aguantó en la punta. Con un plantel de jerarquía ya se hubiera consagrado campeón.     
La victoria debe valorarse por lo que significa y por la autoridad con la que se logró, pero de ninguna manera puede hacer olvidar los problemas que persisten. El exitismo y la alegría en caso de conseguir el título no deben interferir con el profundo recambio que se necesita hacer en el mercado de pases. Las dos conquistas de 2015 sirven como ejemplo para entender que en este club no alcanza con ganar de forma aislada. Por algo Bianchi siempre remarcó que lo más importante no era llegar, sino confirmar.
El triunfo lo dejó a dos puntos de la clasificación a la Libertadores y además sirvió para que el Rey de Copas aumentara la diferencia en el historial frente al que algún día lo supo ser. Anécdotas de una jornada en la que se cortó la llamativa -y relativa- racha de un año y 14 días sin que le cobren un penal a favor. Y en la que el equipo del Mellizo se dio el gusto de completar la ronda de festejos frente a todos los grandes. Para los que todavía tienen dudas... esto es historia y también presente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario