1

1

lunes, 15 de mayo de 2017

La peor situación: Boca ya desconfía de Boca

La decepción del Mellizo

Como ante todo gran impacto, Boca caerá recién dentro de un día o dos. Ahí se dará cuenta de todo lo que perdió contra River. No fue sólo un partido, sino mucho más. Pero hoy, en carne viva, apenas cuenta el dolor por una derrota que lo dejó groggy. El conjunto dirigido por Guillermo Barros Schelotto desperdició muchísimas oportunidades en un campeonato que parecía tenerlo servido. Dudó una vez y varios se acercaron. Titubeó de nuevo y las sombras se agigantaron. Volvió a fallar y ahora el que le pisa los talones es, precisamente, River. Los de Núñez quedarán a un punto si le ganan el partido pendiente a Atlético Tucumán.



Boca nunca se sintió cómodo. Ni siquiera cuando le había sacado a River una ventaja de 11 puntos y todos los que asomaban no daban señales confiables: Newell's, San Lorenzo y Estudiantes. El plantel y el cuerpo técnico tampoco parecieron a gusto entre jugadores con problemas de conducta fuera de la cancha y a las trompadas en los entrenamientos. La gran incógnita ahora será saber si Guillermo, un DT tan capaz como irritable y de carácter volátil, podrá transmitir calma en el momento más delicado.

Lo peor es que no todo se trata de fútbol. Los pies no funcionan si la cabeza no da la orden correcta. Se sabe que una mente atormentada puede sabotear las mejores intenciones. Y Boca ya no da nada por sentado ni confía en nadie. Ni siquiera en su propia fuerza.

No hay comentarios:

Publicar un comentario