miércoles, 19 de abril de 2017

El Mellizo Gustavo y el reproche a sus jugadores: "¡Si perdemos la pelota, el equipo debe recuperarla!"

El equipo de los Barros Schelotto sigue teniendo problemas defensivos cuando no tiene la posesión de la pelota y debe mejorar ante la obligación de ganar en Rafaela.

Gustavo Barros Schelotto, en acción.

El empate sobre la hora que logró Patronato en la Bombonera el último domingo, para todo el Mundo Boca tuvo sabor a derrota. El equipo volvió a jugar mal en condición de local, al igual que cuando perdió ante Talleres y le ganó con lo justo y sobre el final a Defensa y Justicia. No solo perdió dos puntos que parecían accesibles en la previa, sino que lo más lamentable fue desperdiciar la chance de despegarse a siete puntos de Newell's. Los Mellizos se fueron preocupados, enojados y eso lo hicieron saber.



Las sensaciones que Guillermo expresa ante la prensa con respecto al rendimiento grupal e individual muchas veces no son lo que en realidad piensa. Es consciente de los problemas que sus hombres tienen en determinados compromisos: un partido puede jugarlo como un verdadero puntero del campeonato y al otro ser un equipo sin productividad que provoca murmullos en la tribuna. Es por eso que en la semana debe estar atento a cada movimiento y rendimiento con la mira puesta en que ciertos errores no se cometan. Pero no está solo. Su hermano Gustavo también está encima: "Si un compañero erra un pase no puede ser que nos caigamos todos. ¡Hay que recuperarla! Para eso está el equipo".

El objetivo es claro. Más que nunca, aquellos que no gozan de oportunidades continuamente deben estar concentrados y preparados. Es que la actuación del equipo en el último fin de semana fue decepcionante para el cuerpo técnico: se le hizo imposible rescatar aspectos positivos. Y el gol que le anotó el conjunto de Paraná tuvo mucho de lo remarcado en aquel reto: desde que Wilmar Barrios -el mejor jugador del encuentro- se equivocó en el pase a metros de la mitad de la cancha, ninguno de azul y amarillo ofreció una fuerte resistencia para impedir que la pelota termine en el propio arco, en lo que fue la única llegada del rival. Por eso, la paciencia con algunos jugadores de bajo rendimiento se empieza a terminar.

Boca visitará a Atlético Rafaela con el objetivo de volver al triunfo. Para eso, debe corregir muchos errores ingenuos que a esta altura del campeonato no deberían existir.

No hay comentarios:

Publicar un comentario