sábado, 4 de marzo de 2017

El primer año de Guillermo en Boca: de los once refuerzos, sólo cuatros se afianzaron

Tres de ellos son titulares sostenidos por los rendimientos (Vergini, Centurión y Benedetto), otro está a punto de ganarse un lugar (Bou); pero apenas Pablo Pérez y Gago se mantienen de la formación del debut del Mellizo

Los Barros Schelotto, tras el primer año con Boca

illermo y Gustavo Barros Schelotto cumplieron un año como entrenadores de Boca. Pasaron por turbulencias, debieron sortear varios obstáculos y todavía no pudieron dar una vuelta olímpica, aunque su gestión está bien vista por los dirigentes encabezados por Daniel Angelici . A tal punto, que ya planean empezar a conversar para renovarles el contrato que les vence en junio próximo. Ellos y la comisión directiva harán sus propios balances, aunque una forma de analizar su ciclo es cómo respondieron los refuerzos que contrataron y qué futbolistas lograron mantenerse como base a lo largo de su gestión.




Orion; Jara, Cata Díaz, Insaurralde y Silva; Pablo Pérez, Gago y Meli; Lodeiro; Tevez y Chávez. Esa fue la primera formación que pusieron los Barros Schelotto el 3 de marzo de 2016 en su debut contra Racing, por la Copa Libertadores (0 a 0) y en una Bombonera desierta. Un año después, sólo dos nombres se mantienen como habituales titulares: Pablo Pérez y Gago (hoy capitán, además).

Pero hay algo más curioso: de los once futbolistas que se incorporaron en los últimos doce meses, apenas tres lograron afianzarse en el primer equipo:Santiago Vergini , Ricardo Centurión y Darío Benedetto . Aunque también vale incluir en ese grupo a Walter Bou que -a fuerza de una altísima eficacia- podría ser titular en cualquier comento

Cada mercado de pases representa un desafío para los entrenadores. Es el momento en el que afinan la mirada para analizar condiciones, evaluar antecedentes y proyectar rendimientos; y también cuando apuestan por su intuición. El objetivo es sumar futbolistas que alcancen un nivel individual para marcar diferencias y mejorar el rendimiento colectivo de un equipo. En un fútbol de números urgentes como el argentino, otra arista relevante es apuntar a un negocio rentable con una buena venta posterior. Para conseguirlo, es necesario potenciar a los jugadores adquiridos. Esa pata aún no está firme en el ciclo de los Barros Schelotto. Los Mellizos incorporaron jugadores que en su mayoría no se consolidaron. A su favor hay que considerar que en algunos casos debieron aceptar nombres que no eran la primera alternativa para una determinada posición. La dupla técnica había pedido primero a Agustín Marchesín y luego aMariano Andújar para el arco, a Paolo Goltz y Gustavo Gómez para la zaga central, a Guido Pizarro para la línea de volantes y a Guido Carrillo como N° 9. Ninguno llegó.

Los demás refuerzos no lograron aún a superar el rango de alternativas: Wilmar Barrios, Sebastián Pérez, Fernando Zuqui, Nazareno Solís y Axel Werner, que fue titular por la lesión de Guillermo Sara. A esa lista se sumaron Agustín Rossi y Oscar Junior Benítez, las dos incorporaciones más recientes. Ambos arrancaron con el pie derecho en este verano y demuestran condiciones, aunque todavía es apresurado proyectar qué podría pasar con cada uno.

Los primeros futbolistas que arribaron bajo la conducción de Guillermo y Gustavo fueron Zuqui, Bou, Benedetto y Vergini. Los cuatro se sumaron antes de las semifinales de la Copa Libertadores ante Independiente del Valle y sólo el defensor central quedó al margen de aquella serie frente al equipo ecuatoriano.

Capitán y de muy destacado rendimiento en Godoy Cruz cuando peleó hasta la última fecha por ser finalista del torneo Transición 2016, Zuqui arribó a cambio de 3.000.000 de dólares. El mendocino jugó completos los dos partidos con los que Boca había buscado ser finalista del torneo continental, pero poco después perdió terreno. Así, en las 14 fechas que se disputaron antes del extenso receso de verano sólo fue titular en tres encuentros: frente a Quilmes, Tigre y Gimnasia. En la triunfal serie ante San Lorenzo, River, Racing y Colón con la que Boca cerró 2016, tuvo escasos ocho minutos en el cierre del encuentro con el Ciclón.
Benedetto y Bou llegaron a Brandsen 805 en el mismo período, pero con marcadas diferencias. El primero fue la contratación más cara y el segundo, que había hecho las divisiones inferiores en el club, llegó de Gimnasia a cambio de apenas US$ 500.000 por la mitad de su pase. El ex Arsenal tardó algunos partidos en responder a las expectativas que había despertado, hasta que se destapó con tres goles ante Quilmes en menos de 20 minutos. En tanto, el hermano del delantero de Racing, que había llegado como "una gran apuesta", según la consideración del propio Guillermo, aprovechó al máximo sus oportunidades. En cinco partidos como titular (Belgrano, Temperley, Racing, River y Colón), convirtió cuatro goles, y marcó dos más ingresando como relevo. La racha goleadora también se prologó en el verano. Hoy los dos centro delanteros están en una paridad que no había cuando llegaron, y hasta existe la alternativa de que en algún partido los Mellizos vuelvan a colocar en el frente de ataque a ambos, como ya probaron en las prácticas de esta semana.
Por su parte, Vergini regresó al medio local proveniente del Getafe, de España. Con la salida de Daniel Díaz se ganó su lugar en la zaga, a tal punto que fue el único futbolista xeneize que no faltó ni un minuto en las 14 fechas que se desarrollaron hasta ahora del torneo. Los amistosos de verano expusieron desacoples en el centro de la defensa y la atención se centró también en su desempeño, aunque su lugar no parece correr riesgo. Es más: es el único defensor del plantel que está afianzado en el equipo titular.
Después de la eliminación ante Independiente del Valle, Boca contrató a Sebastián Pérez, Barrios, Solís, Werner y Centurión. Ninguno de los dos colombianos encontró su lugar. Pese a que llegaba con la importante carta de presentación de haber sido una de las piezas sustanciales de Atlético Nacional de Medellín en su conquista de la Copa Libertadores, Pérez solamente estuvo desde el arranque en tres partidos del torneo. Por su parte, Barrios, considerado por José Pekerman para la selección cafetera, apenas jugó 34 minutos en 14 fechas, aunque tuvo su chance en el once inicial en el choque ante Rosaro Central por los cuartos de final de la Copa Argentina. Solís, en tanto, debutó con poco más de un cuarto de hora ante Temperley y entró en el último minuto del choque frente a Colón para que Carlos Tevez sea ovacionado. Después de haber disputado menos de 20 partidos en Atlético de Rafaela, Werner había llegado, a préstamo desde Atlético de Madrid, para ser el arquero suplente, pero terminó 2016 en la custodia de los tres postes por la inoportuna lesión de Sara en su hombro derecho, el día previo al superclásico con River de diciembre pasado. A fuerza de personalidad, y con una habilidad difícil de descifrar para los rivales, Centurión sí se ganó su lugar en el equipo y su futuro en incierto: los Mellizos quieren que Boca haga sí o sí uso de la opción puesta por San Pablo en junio, aunque la combinación de una millonaria cifra de compra (6.500.000 dólares) y la conducta que lo expuso en más de una ocasión, hace dudar a los dirigentes.
De todos modos, el balance general de este primer año de los Mellizos no arroja resultados positivos en relación a las incorporaciones elegidas. O aceptadas a regañadientes. Y será un foco a considerar en el futuro cercano. Porque hoy Angelici tiene más ganas de que Guillermo y Gustavo sigan después de junio. Pero primero deben renovar el vínculo ellos. Y, para concretar el acuerdo, el tema de las incorporaciones será clave. Tanto como los próximos resultados.

El ciclo del Mellizo en 8 frases

2-"Cuando yo les digo 'velocidad, andá y terminá' no es 'voy, se la damos al de afuera, el de afuera tira un centro de mierda y se la damos al arquero'. Tienen prohibido tirar centros de mierda. ¡Prohibido!". (2/3/2016, en una práctica)

3-"No somos River, ni Pumas ni Colo Colo. Por algo llegamos hasta acá. Vamos a tratar de pasar a la final". (7/7/2016, tras la derrota 2-1 con Independiente del Valle, en Ecuador)

4-"No sentimos la obligación de tener que ser campeones de la Libertadores sí o sí. Tratamos de ser los mejores, pero no estamos obligados". (13/7/2016, un día antes de la revancha con Independiente del Valle)

5-"El arquero que yo quiero es Marchesín" (5/8/2016, tras la salida de Orion)

6-"Boca es cada día más grande, juegue o no la Libertadores. Si no juega la Copa, no pasa nada. En 2006 no la jugó y salió campeón en 2007. Hay que tomarlo con tranquilidad. Es una situación incómoda, pero no es la muerte de nadie". (7/11/2016, tras la caída con Central por la Copa Argentina)

7-"No hay un reemplazante para Tevez, ni lo va a haber porque es difícil encontrar un jugador de su categoría. Es el equipo el que lo tiene que reemplazar". (20/1/2017)

8-"¡Váyanse los dos! ¡No vuelvan más! ¿Qué mierda se creen que estamos haciendo acá?... ¡La puta madre!. ¡La puta madre!". (14/2/2017, tras la pelea en plena práctica de Insaurralde y Silva en el predio de Casa Amarilla)

No hay comentarios:

Publicar un comentario